diagramando livros no Word

Contexto socio-histórico del Romanticismo

El siglo XIX es probablemente el más caótico de la historia española debido a los frecuentes cambios de gobiernos, las constantes guerras, la incipiente revolución burguesa y la emancipación de las colonias americanas. Podría decirse que el siglo empieza y termina con desastres militares. En 1805 la Armada española es derrotada por los navíos ingleses en la batalla de Trafalgar, hiriendo así la capacidad defensiva del país. En 1898 se confirma el fin del colonialismo español con la pérdida de las colonias de ultramar (Puerto Rico, Cuba y las islas del Pacífico).

Napoleón

Entre estas derrotas, los españoles tendrán que librar muchas otras batallas. La primera de ellas fue la Guerra de Independencia frente a Francia. En mayo de 1808, el ejército francés al mando de Napoleón Bonaparte invadió España, obligó al rey a abdicar y proclamó como nuevo rey a José Bonaparte, hermano de Napoleón. A raíz de esta invasión, se organizaron de manera espontánea las Juntas Provinciales, que era asociaciones populares dispuestas a luchar para expulsar a los franceses y recuperar el control del país. Estas juntas se reunieron en Cádiz en 1812 y proclamaron una constitución relativamente liberal. Con su apoyo, el ejército francés fue derrotado y el rey Fernando VII recuperó el poder en 1814. Sin embargo, la vuelta al poder del monarca significó el retorno del Antiguo Régimen y la abolición de la Constitución de 1812, que no estuvo vigente durante la mayoría de su reinado. Fernando VII tan solo observó la Constitución de 1812 durante el llamado Trienio Liberal (1820-1823). Como consecuencia de estos cambios de signo político, muchos de los pensadores y escritores más liberales se vieron abocados al exilio con la llegada al trono de ?Fernando VII. Algunos regresaron al país durante este Trienio Liberal, pero su retorno definitivo llegaría tras la muerte del rey en 1833.

Más disputas

Este tira y afloja entre liberales y conservadores continúa después de la muerte de Fernando VII. Poco antes de su muerte, el rey derogó la Ley Sálica, que impedía reinar a las mujeres, con la intención de que su hija Isabel heredara el trono español. No obstante, la jovencísima reina no tenía el apoyo de los grupos tradicionalistas y conservadores, que preferían la candidatura de su tío Carlos, hermano de Fernando VII. De este conflicto nacieron las Guerras Carlistas (1833-1839, 1847-1849, 1872-1876), que enfrentaron a los liberales partidarios de las reformas, la centralización del poder y el laicismo con los absolutistas conservadores, defensores de la tradición, el foralismo y el catolicismo. Como ya había hecho su padre, a pesar de haber llegado al poder con el apoyo de los liberales, Isabel II rechazó los principios constitucionales después de unos años en el trono y gobernó según sus preferencias personales hasta 1868, cuando la destronó la llamada Revolución Gloriosa.

Lenta modernización

El clima de cambio no es ajeno a la economía y a la estructura social del país. España empieza un lento proceso de modernización en el que poco a poco va ganando protagonismo la burguesía. En comparación con otros países europeos, estos cambios son más lentos en España debido, por una parte, a las dificultades que las continuas guerras imponen al desarrollo industrial y, por otra parte, a la falta de capital para llevar a cabo esas modernizaciones. La nobleza y la alta burguesía española todavía están más interesadas en la propiedad de la tierra que en la industria, mientras que el campesinato y la baja burguesía carecen de capital o del crédito necesario para emprender este tipo de proyectos. De otra parte, es innegable el efecto que la progresiva independencia de las colonias provoca en la economía peninsular.

Fuente: PINO, Ana María G.; HERMIDA, Mar F. Curso de literatura . Madrid: Edelsa, 2007.

2 Comentários
  • Rubi_stephi
    Postado às 03:05h, 01 março Responder

    Me sirvió muy bien, muchas gracias por tomarse la molestia de subir este archivo, se lo agradezco de la mejor forma  

  • Wellington de Melo
    Postado às 11:13h, 02 dezembro Responder

    Hola.
    Las fuentes están al final del texto. Se trata de un fragmento de libro “Curso de Literatura”, de González Pino y Freire Hermida. Una lástima que utilice este lenguaje para hacer una crítica. Por cierto, qué le parece a ‘usted’ patético del texto de las autoras?

Comente